Terrenos en montaña

La diferencia de terrenos que puedes encontrar en una carrera de montaña es lo que hace de esta especialidad tan interesante y atractiva. Esteban Arroyo da algunas claves para sortear las dificultades del camino.

Terrenos en montaña

La definición de lo que se considera trail se dio de manera oficial en la primera conferencia International de esta disciplina en septiembre de 2012, impulsada por la Asociación International de Trail (ITRA). La conclusión fue que una carrera de este tipo se da en campo abierto cruzando montañas, desiertos, bosques, planos… y no más de un 20% en terreno tipo camino carrosable, ya sea secundario o primario. Entonces el lastre, el agua, el fango, las piedras, los pajonales, la tierra, los fiordos, la nieve, el hielo, los cambios bruscos de altimetría, el desnivel de terreno, los cambio de temperatura...son constantes en el trail, lo que le suma una gran dosis de incertidumbre que, posiblemente, es una de las razones por las que cada vez más gente práctica este deporte.

Algunos terrenos extremos
En mi experiencia me he topado con terrenos realmente desafiantes. En The Northface Endurance Challenge en Fusagasuga, cerca de Bogotá, en una carrera de 50 kms, gran parte del recorrido fue de un sendero de piedras grandes de río que antiguamente había sido utilizado por los incas. Además de ir bien preparado físicamente tuve que cuidar mucho la técnica, ya que sobre las piedras corría una corriente de agua que hacía al piso extremadamente resbaloso. Tenía calzado para terreno fangoso, por lo que la adherencia era mínima y cada paso requería de mayor fricción para mantener el equilibrio. De lo contrario, se venía ¡el suelazo!
Lo importante para una carrera que tiene este tipo de terreno en gran parte del recorrido es entrenar en terrenos similares, usar un calzado con bastante superficie de contacto al suelo y tener bastones para mantener el balance y equilibrar el desgaste del cuerpo, entre piernas y torso.
En The Northface Endurance Challenge New York, en el parque nacional Bear Mountain, el circuito fue en un 80% de rocas y piedras menores. La presión se concentraba en los tobillos y la parte baja de la piernas. Me torcí, al menos, tres veces cada tobillo y una de esas torceduras terminó en un esguince. Tuve que hacer terapia y rehabilitación por algunas semanas.
Personalmente, uno de los recorridos que más difícil se me ha hecho fue durante la Ultra Fiord 2016. Una combinación de piedras de mediano tamaño cubiertas de hielo y nieve fue parte del camino en un 20%. El desconocimiento de este tipo de terreno, la inclinación en medio del recorrido y lo resbaloso del terreno hizo que me caiga unas tres veces y que reduzca mi velocidad porque no me sentía seguro.
La recomendación más importante, lo repito, es entrenar en terrenos similares a los de la competencia. Mientas menos hayas practicado en un terreno específico, será más difícil.

El equipo puede hacer la diferencia
   Usa zapatos tipo ‘Goretex’: repelen en algún grado el agua y protege el pie en caso de terrenos demasiado húmedos.
Prefiere medias con algún grado de compresión: Si son terrenos húmedos y la media se moja, sentirás que se comienza a formar un ‘acordeón’ al interior del zapato, creando ampollas y haciendo insoportable cada paso que des. Una media con un buen ajuste se mantiene firme.
Usa polainas: en terrenos con mucha arena y piedras pequeñas, es muy probable que se metan entre el calzado y la media, lo que hará que tengas que parar a cada rato para sacarlas. Las polainas protegen ese pequeño espacio evitando que entre cualquier elemento extraño.
Lleva medias largas o ‘full socks’: en ciertas ocasiones, nos enfrentamos a terrenos  con senderos muy angostos y con mucha vegetación o espinos que lastiman. Unas medias largas protegen la parte inferior de las piernas.
Utiliza bastones: Personalmente no los uso pero pueden ser de gran ayuda en terrenos muy inestables y  en tramos con muchas cuestas.

Sobre la técnica
Determina el tipo de técnica, en cuanto a pisada y equilibrio. Por ejemplo, en terrenos muy resbalosos, los pasos deben ser más cortos y controlados. Se deben usar los brazos para mantener el equilibrio y tener el abdomen contraído para conservarlo alrededor del centro del cuerpo. Hay que estar 100% concentrados y con la mirada enfocada en el piso. Cada corredor es diferentes pero estos ‘tips’ pueden ser de gran ayuda.

Por: Esteban Arroyo/ Trail Runners Ecuador (TRE)

Todos los Derechos Reservados © VidActiva 2017 - Desarrollo Web: Mushoq Multimedia