Iliniza Norte el siguiente paso de la escalada en el Ecuador

 <  Artículos  <  Travesía
    Share on Twitter 

“Subir montañas va más allá de poner un pie delante del otro, es un descubrimiento, que permite encontrarse con uno mismo, conversar con esa voz interior que habla de las capacidades internas de cada ser humano, que muchas veces se le ha olvidado consternarse de lo simple, de lo bello y de lo majestuoso”

Luego de cruzar la ensillada1 que divide simétricamente el pico Norte del Sur, el terreno cambia, se yergue lo suficiente como para ser incómodo; no se puede caminar del todo pero tampoco está tan empinado como para escalar utilizando los brazos. La ruta sortea una arista2 de roca y mientras ganamos altura aparecen entre las nubes dos abismos que dejan ver el camino recorrido desde el páramo. Las rocas se descubren de este manto gélido como puntos de chocolate y las pisadas forman una mezcla amarillenta de la arena húmeda con la nieve.

El ascenso es lento, en algunos segmentos la ruta se escarpa y necesitamos de nuestras manos para avanzar, el ritmo nos exige pensar cada paso que damos hacia arriba y nos recuerda la altura del lugar. La visibilidad es muy limitada y por momentos no vemos a quien lidera el grupo.

El tiempo, desde el inicio de la roca ha sido un goteo, han pasado dos o quizá tres horas. Debemos poner atención a cada escalón remontado, el terreno cada vez se pone más resbaloso, el clima ha cambiado, comienza a nevar y ventear y si nos detenemos el frío se apodera de nuestro cuerpo sin compasión.

Alguien del grupo dice que hemos superado los cinco mil metros, estamos como a cien de la cumbre. De pronto, las nubes se retiran y en un breve descanso vemos el pico sur, sus glaciares colgantes y varias de las terroríficas paredes que apuntalan su cumbre. El momento de retomar la escalada miro la cabeza de la persona que está frente a mi: sus cabellos salen disparados hacia el cielo como un imán, miro al resto del grupo y todos están regresando, hay tormenta eléctrica”.

El Iliniza es un viejo volcán ubicado en la Cordillera Occidental en el Ecuador y está dividido en dos picos gemelos: el Norte y el Sur, cuyas cumbres alcanzan los 5116m y 5248m respectivamente3.

Iliniza Norte el siguiente paso de la escalada en el Ecuador

Iliniza Norte el siguiente paso de la escalada en el Ecuador

Más allá del bosque encantado

La montaña está dentro de la Reserva Ecológica que lleva el mismo nombre y en total abarca aproximadamente 150 mil hectáreas. Para llegar a este sitio se debe tomar la carretera Panamericana y en el puente de Jambelí, que divide las provincias de Pichincha y Cotopaxi, se debe entrar hacia la población de El Chaupi. Desde allí el camino es empedrado y en épocas secas se puede llegar sin dificultad hasta el sitio conocido como La virgen. En ese punto se indica claramente el parqueadero, sin embargo se pueden encontrar más adelante huellas de páramo destrozado por quienes a fuerza de motores van a probar sus potentes 4x4.

La ruta de ascenso comienza en La Virgen, a 3900 metros de altura. Allí hay dos senderos que permiten subir hacia la montaña, uno cruza en medio del bosque de polylepis4  y otro lo rodea. Esta parte de la montaña también es conocida como la ciudad encantada o el bosque encantado por el silencio y quietud del ambiente, al estar protegido de los vientos que normalmente vienen del sur.
La siguiente parte de la montaña deja a un lado la vegetación y encarama a los caminantes hacia una cuchilla de arena y rocas que termina en la base del pico Sur y en el refugio. Este tramo es  quizá el más cansado porque requiere de una buena dosis de condición física y voluntad: parecería que cada paso que se da en la arena regresa al sitio inicial y si se suma a esto un poco de viento o papacara5, las intenciones de seguir en el ascenso pueden desaparecer.

El Refugio Nuevos Horizontes está allí desde 1965 y es el principal testigo del retroceso de los glaciares en el país. Antiguas fotografías registraron una gruesa capa de hielo sobre el farallón de roca que está detrás de la casa de montaña, en la actualidad, el glaciar dista varios cientos de metros de ese mismo lugar.

El refugio fue construido por la Agrupación Excursionista Nuevos Horizontes y, al igual que el resto de refugios de alta montaña del Ecuador, fue pensado para los pocos andinistas que se aventuraban por las altas cumbres en esa época. Tanto así que  con más de diez personas el lugar puede ser muy incómodo para pasar la noche, sin embargo para los que lo visitan de paso, ofrece un sencillo pero reconfortante servicio de cafetería.

Es en este punto de la montaña donde se dividen las rutas del pico Sur y Norte a la izquierda y derecha respectivamente. El Iliniza Sur es una de las montañas más bellas y técnicas que se pueden escalar en el país, la disminución de la cantidad de nieve ha ido complicando la dificultad de su ascenso, la ha vuelto mixta entre roca suelta y descompuesta y nieve o hielo. Su ascenso requiere de entrenamiento y destreza técnica en escalada vertical y será tema de otra travesía a futuro.
Iliniza Norte el siguiente paso de la escalada en el Ecuador

Iliniza Norte el siguiente paso de la escalada en el Ecuador

La ruta del Iliniza Norte es el paso siguiente para los que quieren buscan superar su nivel de escalada y lanzarse por algo más que caminar por el páramo. Eso sí, implica un nivel medio de escalada y exige solvencia en los tramos verticales que hay cerca de la cumbre. La mayoría del sendero desde el refugio en adelante, transita sobre un camino de arena y piedra suelta sobre una arista, hasta llegar a los 5000m, donde es necesario descender unos pocos metros para realizar una travesía sobre la misma altura hacia la derecha (norte), donde está la “canaleta”, punto importante de la escalada. Desde allí hay que regresar hacia la arista de la izquierda y continuar hasta la cruz de metal que señala el punto más alto de la montaña.
Esta montaña implica una escalada muy distinta según las condiciones climáticas que presente. En verano puede ser muy ventosa, con polvo y sin mayores complicaciones adicionales a su terreno. En época de lluvia (y nieve) se puede poner muy complicada, similar a un ascenso a cualquier otro nevado del país, pero en un terreno escarpado y mixto. 

El descenso normalmente se lo hace por el lado norte (arenal) y permite llegar al páramo muy rápidamente.

El Iliniza Norte suele ser paso obligatorio para quienes se preparan para subir el Cotopaxi y constituye en sí mismo un doble reto para aquel que se atreve a desafiar su ruta hacia la cumbre: superar cada una de sus secciones desde la caminata, el arenal, la roca, la canaleta y la llegada a la cima y - por supuesto- el no dejarse sorprender del mero ejercicio físico. Subir montañas va más allá de poner un pie delante del otro, es un descubrimiento, que permite encontrarse con uno mismo, conversar con esa voz interior que habla de las capacidades internas de cada ser humano, que muchas veces se le ha olvidado consternarse de lo simple, de lo bello y de lo majestuoso.

Recomendaciones:
  • Se puede subir a la montaña en cualquier época del año, sin embargo se recomienda entre Junio – Agosto, que será bastante ventoso y  entre Noviembre – Enero, que es la ideal.
  • Sin importar la época del año, el clima puede ser muy variable, exponerse a una tormenta de nieve no vale la pena, va a ser un mal rato para cualquiera, sobretodo para los más pequeños. Lleva abrigo y calzado adecuado para montaña.
Iliniza Norte el siguiente paso de la escalada en el Ecuador

Iliniza Norte el siguiente paso de la escalada en el Ecuador

  • La ruta está bastante marcada pero la neblina engaña a cualquiera.
  • Los tiempos aproximados de caminata y ascenso son: La Virgen – refugio 3 horas, refugio cumbre 3 horas, cumbre- páramo 2 horas, páramo – La Virgen 1 hora, es una jornada larga y cansada: 9 horas no es cualquier cosa, prepárate físicamente si quieres subir esta montaña.
  • Si te aventuras por la cumbre, a partir del refugio utiliza siempre casco, ve acompañado de un guía calificado y que conozca el lugar.
  • Son muy comunes las tormentas eléctricas luego de una granizada repentina, no te expongas, sube cuando las condiciones te lo permitan, la montaña nunca se va a mover, tú puedes regresar las veces que quieras.

1 Forma similar a una montura de caballo y nombre referencial de la ruta de ascenso al Iliniza Norte.  Es el punto donde inicia la parte rocosa de la montaña.
2 Filo de montaña.
3 Fuente: Revista Montana #25
4 Conocidos también como árboles de papel, por las finas láminas que componen su corteza.
5 Fina y húmeda nevada que cae en los páramos.


Por: Ramiro Garrido


 

Todos los Derechos Reservados © VidActiva 2014 - Desarrollo Web: Mushoq Multimedia